¿Qué se hace con los satélites que no sirven?

Los que tienen una órbita cercana a la Tierra se desaceleran para provocar su entrada en la atmósfera y que se desintegren por las altas temperaturas. Y los más lejanos se envían a una órbita más lejana, llamada "cementerio", donde se quedan para siempre sin molestar a los demás. De todas formas, EE.UU. controla toda la "basura espacial" para evitar accidentes.